clasificacion-centros-trabajo

Es importante que conozcas los diferentes tipos de centros de trabajo, es decir, las diferentes formas de las compañías, los tipos de empresas, los tipos de remuneración en el mercado, para que no te tomen desprevenido.

Un centro de trabajo puede ser:

  1. Tipo de Sector
    1. Una institución gubernamental o pública.
    2. Una empresa privada.
      1. Tipos de especialidad.
        1. Completamente dedicadas al área o sector (desarrolladora de software, bufetes jurídicos, etc.)
        2. De otro ramo, pero que con un departamento o puestos de tu carrera (minoristas, fábricas, etc.)
      2. Tipos de contratación.
        1. Nómina
        2. Outsourcing

Todas son diferentes, y como puedes ver, el sector privado está más diversificado

clasificacion-centros-trabajo

clasificacion-centros-trabajo

Vamos a ver los puntos más importantes de cada uno.

Institución Gubernamental o Pública

Trabajar para el gobierno. Es una estructura jerárquica estricta, normalmente tienes que entrar con palancas y los puestos y ascensos son servidos en orden cronológico, es decir, por quién tiene más antigüedad. Esto en términos generales. Las prestaciones son muchas y muy buenas y por supuesto el trabajo estable.

Si quieres que tus ingresos sean proporcionales al valor que proporcionas, este lugar no es para ti. Si quieres seguridad antes que otras cosas y tienes los contactos, adelante, solo tienes que presentarte todos los días y no mover mucho las aguas y eventualmente los ascensos llegarán.

Empresas Privadas

En el sector privado las cosas pueden ser diferentes, y varían mucho según el tipo de empresa.

Completamente dedicada al ramo

En este tipo de empresas, entre más especializado estés, mayor será tu remuneración, a más valor más ingresos. Tiene las ventajas de no dejar de aprender, siempre estar mejorando tus habilidades, ultra especializarte y llegar a ser un experto. Si te gusta mucho tu carrera y tienes deseos de superación constantes, este es el lugar para ti. Respecto a los ingresos, si eres bueno, sabes negociar y venderte, podrás alcanzar altas remuneraciones.

De otro ramo, pero con puestos o departamentos de tu área

Este tipo de empresas valoran mucho la conformidad. Aquí hay código para todo, de vestimenta, horarios establecidos, lugares de estacionamientos, comedor, etc. Aquí tratan a todos por igual, a los que trabajan con la mente como a los que su trabajo es más manual.

Conformidad es la clave, sienten orgullo por pertenecer a “la empresa”, tiene “la camiseta bien puesta”. Son los conocidos “Godínez”.

Aquí hay una jerarquía, comúnmente trabajan para complacer al jefe antes que al mercado, pues ellos son quienes deciden tu sueldo. Hay evaluaciones de desempeño, pero quienes las hacen son los jefes, así que es el que manda.

Respetan y valoran mucho la antigüedad, especialmente a la hora de los ascensos, es valorada más que la productividad, eficiencia y sobre todo que la creatividad.

El salario es intermedio pero tienen muy buenas prestaciones y son muy estables, normalmente salvo que sean fusionadas o adquiridas y comiencen a sub contratar departamentos enteros, tu trabajo estará seguro.

Si te late la seguridad, estabilidad y conformidad, este es el lugar para ti. Al igual que en el sector público, ve todos los días y no muevas mucho las aguas y llegarás a gerente. Normalmente estas dentro de la nómina, pero también pueden llegar a sub contratar. Veremos esto enseguida.

Tipo de Contratación Nómina

Este es el tipo de contratación clásica, te pagan “por dentro”, eres “interno”, quiere decir que hay un contrato individual de trabajo que establece tus responsabilidades y remuneraciones, normalmente te depositan tu salario y este es más bajo, generalmente, que el outsourcing, pero tienes más prestaciones, como bonos, más días de vacaciones, más aguinaldo, etc.

Esto varía de empresa a empresa. Normalmente las empresas de ramos genéricos (minoristas, fábricas, etc.) tienen esta forma de pago.

Tipo de Contratación Outsourcing

En este tipo tú trabajas para una empresa pero es otra la que te paga. Es decir, supongamos que trabajas para un minorista, pero eres “externo”, personal de outsourcing. En realidad te contrató y te paga otra empresa, a la que el minorista le paga por tus servicios, ellos toman su parte y te pagan según lo acordado. La empresa puede pagar mucho más de lo que es tu sueldo a la empresa outsourcing.

Este tipo de empleos no cuenta la antigüedad para mucho, tienen muchas menos prestaciones que en las empresas que te contratan por nómina, pero, se supone, se compensa con un salario más elevado.

Debes tener especial cuidado con este tipo de empresas, ya que, por motivos fiscales, pueden pagarte una parte como si fuera nómina, que es la que vale como cotización al seguro social, y otra parte (la mayor parte) por otro tipo de remuneración que no grave impuestos, como ingresos sindicales o por regalías. Esta parte de tu remuneración no cuenta como cotización en el seguro social. Debes estar consciente de esto.

Espero que la información les sea útil y tengan mucho éxito.