el-cliente-siempre-tiene-la-razon

Seguramente has escuchado esta frase “El Cliente Siempre tiene la Razón”, y podrás estar de acuerdo o nó, está en lo correcto, el mercado ha de dirigir el rumbo del negocio, eso es innegable, negocio que no escucha la demanda del mercado, quiebra.

No obstamte, todos hemos tratado con clientes insufribles, exigentes a más no poder, prepotentes y cínicos que quieren decirte como llevar tu negocio, o cualquier combinación de las anteriores, que, ni en sueños tendrían la razón.

Pues bien, la razón por la que muchas personas desprecian la idea de “El Cliente Siempre tiene la Razón” es por que confunden a este tipo de personas con clientes. No cualquiera que entre a tu negocio es un cliente, un CLIENTE es aquel que te compra y te vuelve a comprar. NADIE es CLIENTE sino hasta la segunda compra.

CLIENTE es aquel que PAGA para cubrir su necesidad específica, sabe lo que quiere y lo valora. Los demás pueden caer en cualquiera de las siguientes categorías.

CONSUMIDOR.- Es el que llega, te compra y no vuelve. A lo mejor se le hizo caro, o no fué lo que esperaba, entonces no es tu target, no es tu cliente.

OPORTUNISTA.- Solo compra ofertas, rebajas y descuentos. Lo que el compra es la satisfacción de ahorrar, no en si tu producto o servicio, es un tipo especial de CONSUMIDOR.

PÁJARO CACHUCHERO.- Es limosnero y con garrote, quiere tus productos premium gratis, te ofrece traete más clientes al negocios (otros pájaros cachucheros), darte “exposure”, hablar bien de ti, todo con tal de evitar pagarte. Cuando amablemente rechazas su “oferta” se indigna y opta por menospreciar el producto o servicio que hace un momento estaba deseando tanto.

Cómo puedes ver, es verdad, el Cliente Siempre tiene la Razón, pero hay que saber distinguir quienes son verdaderamente clientes de los que no, y no significa que nunca se equivoquen ni que tengas que ser servil con ellos, es una referencia a la Ley de Hierro del mercado: No importa que tan bueno sea tu producto si nadie lo compra.

Un saludo a tod@s chicos!

L.